En la Habitación

Posted: September 27, 2014 in Uncategorized

Creepy_bedroom

En la colonia travesía, de la ciudad capital hondureña, un albañil y su familia de 5 se encontraban en una profunda opresión y confusión debido a la condición física y mental de su hija mayor de 18 años. Lastimosamente, ignoraban que el verdadero problema no residía en la cabeza de la joven, y que ninguna enfermedad era responsable de lo acontecido en esa vivienda…. El problema de María Teresa era espiritual.

María Teresa siempre fue una niña centrada en sus estudios. Tenía pocos amigos y reservaba sus pensamientos para sí misma; los años la convirtieron en un ejemplo académico para sus hermanos menores, quienes fueron los primeros en ser testigos de lo ocurrido una mañana de diciembre en su casa de habitación.

  • Papi…- dijo la hermana de 7 años a su papá, quien esperaba su desayuno en el comedor de la casa, antes de salir a trabajar.
  • ¿Qué pasó hijita?
  • ¿Qué le sucede a María Teresa?

El señor se levantó de la mesa y se dirigió al cuarto de la muchacha donde la encontró acostada en un pequeño sillón bañada en sangre. En el piso yacían los cuerpos de muchas gallinas y pollos desmembrados y torturados, por lo visto, a manos de María.

Socorrieron a la joven. Le dieron un baño pero aún así no volvía en sí; era como si durmiera en un largo trance o sueño.

Mientras la mamá de ella, angustiada por lo ocurrido, la bañaba; encontró un nombre cicatrizado en el muslo derecho de María. La herida parecía haberse hecho con la punta de algún objeto con filo, como un cuchillo o un destornillador plano. La señora tomó una foto de la cicatriz mientras trataba que su hija le respondiera acerca del origen de esa marca en su piel. Doña Amanda no sabía que había encontrado escrito en la piel de la hija, y hubiera sido mejor que no hubiera encontrado nada esa mañana.

El muslo derecho de María Teresa leía un nombre. Muy claramente decía: AkaManah.

AkaManah es un demonio encontrado en religiones antiguas del medio oriente y Mesopotamia. Es una entidad malvada que busca la destrucción del ser humanos usando distintas estrategias perversas, como el aborto.

La familia no le prestó mucha atención a lo ocurrido. Le atribuyeron la situación al estrés que la joven vivía por los exámenes del colegio, entre otras razones familiares. 

La siguiente mañana, al entrar la mamá de María a la habitación de la joven, para atender su herida, encontró la misma escena repetida. La única diferencia es que no había pollos en el piso de la habitación, sino los gatos de la familia.

Fue en este punto donde decidieron buscar ayuda espiritual en la iglesia que se encontraba a una cuadra de su casa.

¿Por qué siempre la oración y la búsqueda de ayuda divina es la última opción?

Intentamos de todo para salir de nuestros problemas, y es cuando no tenemos más opciones, que recurrimos a Dios.

Déjeme sugerirle que Dios debería ser nuestra primera opción, sin importar el tipo de circunstancia que vivamos.

La familia se encontraba sin pollos, sin gatos, y muy asustados. No estaban preparados para una visita tan inesperada como la que ese demonio pensaba en darles esa noche.

¿Quién es ese demonio? ¿Qué hacía en esa casa? ¿Cómo entró? ¿Cuál es su trabajo?

La iglesia decidió hacer una pequeña reunión en la casa de María Teresa, con la intención de orar por ella, subestimando lo que ocurría en la vida de la joven; pero al momento en que empezaron a orar por ella, los perros de los vecinos ladraron con furia. Una maldad palpable llenó la casa, de acuerdo con los relatos de los testigos esa tarde. Y una voz extraña salió de la boca de María Teresa.

  • No me conocen, pero lo tendrán en sus vidas y seré su altar.

El demonio había hablado.

La parte final de la historia de María tendrá que esperar hasta el siguiente viernes.

Muchos me preguntan la razón del por qué ellos no conocen gente que viva situación de este tipo. Creo que todos estamos rodeados de personas afligidas por las tinieblas, pero ellos no lo cuentan. Tienen miedo a la burla y al señalamiento típico de las personas religiosas. Jesús vino a librar a las personas afligidas por el diablo, vino a dar sanidad… y más importante aún, vino darnos salvación.

En estos meses que he compartido estas experiencias, he recibido más de 100 mensajes de personas afligidas por las tinieblas. Todas ellas buscando ayuda de Dios, pero sin saber cómo acudir a él. Es cierto, no hay barrera entre Dios y nosotros. Podemos acudir a su trono de gracia cuando lo anhelemos. Sin embargo, nos ha dado también la tarea de ayudar a los que lo necesiten, en toda área, incluyendo la liberación. No se sienta solo ni desamparado. Si usted sufre opresión de esta forma, le tengo buenas noticias: Dios está interesado en liberarlo de cualquier opresión de las tinieblas. La siguiente semana relataré de qué manera ese demonio entró a la vida de María, y como Jesús llegó como el caballero de la cruz, a darle libertad a los cautivos.

Advertisements
Comments
  1. Celeste says:

    Los lectores necesitan… que se vuelva a retomar las publicaciones!!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s