Yesterday…

Posted: August 9, 2014 in Uncategorized

Single track in Zermatt, Schweiz. Photographed in September 2007.

“Yesterday, love was such an easy game to play… Oh I believe in yesterday…” cantaba en una ocasión en un pequeña fogata dentro de uno de los misteriosos bosques del estado de Alabama. Mis amigos ahí querían escucharme cantar algo, y decidí complacerlos con la melodía que compuso el gran Paul McCartney en 1965.
Tan celebre fue mi interpretación que algunos de ellos cerraron los ojos y disfrutaban el sonido de mi voz acompañada por aquella guitarra negra Maxtone. Una sonrisa delicada decoraba el rostro de mi audiencia esa noche (en especial las anglosajonas que morían por el color caramelo “hecho” en Honduras), excepto por Teresa. Esta inglesa de padres mexicanos se vistió de melancolía mucho antes de que yo llegara al coro de la canción. Su mirada triste observaba el fuego que ardía ante nosotros y la sensación de “necesito ayuda” en ella brillaba más que la luna sobre nosotros aquella noche.
Al terminar de cantar me preparé para escuchar halagos y ruegos para que interpretara otra canción. Siendo honesto ya tenía enfilada Castillo Azul de Ricardo Montaner como mi siguiente Hit esa noche, pero justo antes que alguien dijera algo, teresa interrumpió:
– Esa es la banda favorita de mi abuelo, los fue a ver en vivo un par de veces mientras vivía. Seguro hablará muy bien de vos cuando le diga que los cantaste muy bien hoy.
Todos ahí nos volteamos unos a otros lentamente. Quizá no le entendimos bien, pensé, así que tuve que preguntarle:
– ¿Le dirás a tu abuelo que canté bien?
– Si- dijo sin levantar la vista de la fogata.
– Mmmm, pero….. ¿tu abuelo está muerto?
– Si, murió hace 8 años.
Desde ese momento supimos que la noche se había arruinado. En vez de disfrutar la guitarra y el aire fresco ahora nos tocaba preocuparnos que no nos saliera el abuelo de Teresa o el chupacabras o cualquier otra cosa.
Creo que lo mejor hubiera sido seguir con el concierto o irnos a dormir o comer más, pero siempre la curiosidad le gana al gato y lo termina matando.
Un amigo le preguntó a Teresa:
– ¿Cómo hablas con los muertos?
– Yo no hablo con los muertos, pero mi abuelo aparece donde quiera que voy y me habla. Incluso una vez me ayudo con una tarea.
Teresa estaba siendo afrentada con algo que se llama Espíritus Familiares. Son demonios que se aprovechan de pérdidas humanas de este tipo y toman sus identidades para ser recibidos por los familiares dolientes. Siempre hay un costo, un precio a pagar que eventualmente termina siendo la muerte, y teniendo eso en mente le pregunté a Teresa.
– Eso que tiene apariencia de tu abuelo te pide algo, ¿qué es?
El hecho de haber insinuado que no era su abuelo había molestado a Teresa, se le percibía muy claramente.
– Timy, es mi abuelo.
– No lo creo, pero quiero saber que te pide.
– Si es mi abuelo. Es idéntico y me habla de la misma manera que lo hacía cuando vivía.
– Teresa, ¿qué te pide?
– Que le cante.
Las Escrituras son claras que las comunicaciones con los muertos son una abominación delante de Dios, y Teresa se estaba comunicando con uno. Muchos dirán que no era su abuelo, sino un demonio que usurpó la identidad de ese señor, y yo creo igual, pero aun así es una abominación de acuerdo a la Biblia. No seguí con el tema y lo cambié de inmediato, sabiendo que Teresa celebraba ofrenda a un demonio a través de su bella voz.
Esa madrugada me levanté y salí fuera de mi tienda de acampar a deshacerme de toda la Dr. Pepper que había tomado en la velada, y pude ver que entre los altos pinos estaba sentada una persona, Teresa.
¿Qué si me asusté? Casi oriné mis pijamas de Elmo.
Me armé de valor y me acerqué a Teresa:
– Decime que estas sola y no hablando con alguien….
Teresa no contestó, solo sonrió por el comentario y miró a mis ojos directamente. Justo en ese momento noté que a su lado izquierdo había una lata de Dr. Pepper abierta, y a su lado derecho también había una.
Di la vuelta de inmediato y regresé a mi tienda con los pelos de punta pero un poco molesto ya que Teresa y su invitado no me habían dejado orinar.
Hay muchas maneras de ofrecer culto a los muertos. No crea usted que solamente es como vemos en la televisión o como lo hacen los brujos o satanistas. Estoy seguro que muchos de los que me leen en algún momento de su vida han ofrecido culto a los muertos sin haberse dado cuenta. La siguiente semana daré una lista de maneras en que las personas ofrecen culto a los muertos sin estar al tanto de sus acciones.
Mientras viajaba de regreso tuve una buena y larga platica con Teresa, y es algo inevitable que ella se acuerde de su abuelo cada vez que alguien canta algo de su banda favorita, como también es difícil no acordarme de Teresa y de aquella noche en los bosques de Alabama cada vez que canto Yesterday.

 

 

Advertisements
Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s