Algún Ángel

Posted: May 17, 2014 in Uncategorized
Tags: ,

Image

Algún Ángel

Adoraba a Dios de una manera sincera y profunda una noche cuando el aire a mi alrededor cambió y se hizo más pesado pero más fácil de respirar. Son esos momentos donde los pelitos en el brazo y en la nuca se erizan y sabes que algo está a punto de suceder. Lo que ocurrió fue increíble y pocas veces lo he visto repetirse y oído, pero en esa ocasión no me importó porque me encontraba dentro de las habitaciones de Dios. Al terminar mi intimidad con Dios me senté en una silla y vi alrededor de mí una cantidad de pequeñas plumas blancas que me rodeaban… algunas aun caían por el aire hacia el piso de la habitación, y fue ahí que me di cuenta que ángeles habían estado presenciando mi adoración. Recogí algunas y las puse en un pequeño cuadro de vidrio, no para adorarlas ni vivir de esa experiencia pero para recordar de vez en cuando que la adoración me lleva a la presencia directa de Dios. Recuerde usted que en Apocalipsis, antes que Juan viera una gran revelación, primero vio una adoración celestial. La adoración nos abre el cielo.
Sin embargo, no quiero hablar de la adoración en esta ocasión, ni de demonios como en la mayoría de mi posts en este blog. Hoy quiero hablar de algunos que muchos de ustedes han visto y tratado pero no saben quiénes son… ángeles.
Hay varios tipos de ángeles con distintas funciones. Podemos ver que la Biblia nos menciona a los arcángeles, serafines, querubines, ángeles “normales”. Me llevaría paginas describirlos, y es por eso que mi intención el día de hoy no es explicarlos, sino abrirle los ojos al movimiento angelical que sucede a su alrededor.
Hace unos años iba camino a mi iglesia de noche. Era muy tarde y debía pasar por el centro de la ciudad donde a altas horas de la noche puede ser peligroso. Pero como un soltero guapo pensé que también era invencible y decidí pasar por un atajo que se miraba peligroso… pero no había nada difícil para mí… Pensaba…. Ay la ignorancia de la juventud.
Cuando entré en el callejón oscuro casi a las 9 de la noche para ahorrar unos minutos de camino empiezo a notar que el callejón era más sospechoso de lo que se podía ver afuera de él. Caminé lento y despacio para no despertar a cualquiera que podía estar durmiendo dentro de las grandes cajas que se encontraban a cada lado del callejón. Al llegar justamente al centro del angostillo, de los dos extremos del atajo salieron dos tipos que se dirigían a mí.
– Bueno- pensé –ya me pusieron el balde. Ya me dieron en la nuca. Ya me asaltaron. Ya me pelaron. Ya me robaron.
Quise sacar la valentía que había en mí antes de tomar el atajo, pero no la encontré. Quizá mi valentía fue más inteligente y se fue por el camino largo junto a la razón y me dejó solo adentro. Ambos hombres traían una de sus manos dentro de sus chaquetas… me imagino una pistola o un cuchillo para asaltar a tan valien…bruto cipote que entró a una trampa tan obvia.
Cuando estaban a dos metros de mí se escuchó desde la entrada del callejón una voz fuerte que gritó:
– ¡¡¡¡CRISTIANO!!!!!!
Volteé a ver y miré un cipote de quizá 13 años saludándome. Corrió hacia mí y puso su brazo encima de mí y camino a mi lado. Los dos ladrones, asesinos… y a saber que más podían haber sido solo nos miraron pasar y se hicieron a un lado con mucho respeto y temor.
Al cruzar el callejón de la muerte el muchachito me vio y dijo:
– Bueno cristiano, que le vaya bien en la iglesia, cuídese.
Habiendo dicho eso se fue de mí corriendo.
Caminé…… bueno, no. CORRIIII con mucho miedo unos 10 kilómetros hasta llegar a la iglesia y me di cuento de algo medio raro. Yo no andaba biblia, yo no andaba nada en mí que delatara mi cristiandad, solamente vestía un jean, una camiseta de Italia y una gorra de los Yankees.
Entonces, ¿cómo supo aquel pequeño que yo era cristiano? ¿Por qué solo me cruzó el callejón y se apartó de mí?….. Aún más, ¿Cómo sabía que yo me dirigía a la iglesia?
Dice el apóstol Pablo en las escrituras que muchos han recibido ángeles y no se ha dado cuenta de ello. Creo que ese día ese pedacito de escritura se hizo realidad en mí.
El libro de Hebreos dice que los ángeles ministran a los herederos de salvación, y más adelante también otro apóstol dice que son testigos de lo que nosotros hacemos en esta tierra.
Desde plumas cayendo a mi alrededor mientras adoraba encerrado, hasta un adolecente en jean y camiseta blanca y tenis sucios que me cruzó el callejón, a grandes guerreros con espadas, como lo explico en mi libro, Diario de una Visión, he podido ver que los ángeles toman parte en nuestras vidas a diario.
Mire a su alrededor ahora, sonría, quizá haya alguien viéndolo en este momento.

Diario de una Visión en Amazon
http://www.amazon.com/Diario-una-Visi%C3%83%C2%B3n-Spanish-Edition/dp/130477547X/ref=sr_1_fkmr0_1?ie=UTF8&qid=1395467470&sr=8-1-fkmr0&keywords=timy+borjas+diario+de+una+vision

Diario de una Visión en Barnes&Noble
http://www.barnesandnoble.com/w/diario-de-una-vision-timy-daniel-borjas/1119235956?ean=9781304775474

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s